+34 620 38 68 98

Los trámites de una herencia suelen ser complicados y tediosos. Cada paso que se da supone un sinfín de trámites y es muy difícil muchas veces recordar cada paso que se debe de dar.

Por ello, en este post, os vamos a dar unos consejos para vender un piso heredado con todo el procedimiento que se debe seguir para ello.

Así, enumeraremos cinco de los pasos que se deben realizar hasta la fecha de poner en venta ese piso, ya que, para ello, es imprescindible llevar a cabo una serie de procedimientos jurídicos, relacionados con la adjudicación de una empresa y el cambio de titularidad de un inmueble.

 

1. Adquirir los documentos necesarios para heredar

 

En primer lugar, hay que hacerse con toda la documentación necesaria para heredar una vivienda. Estos son tres:

Por un lado, el certificado de defunción, que se obtiene en el Registro Civil de la localización donde falleció la persona que dejó en herencia.

Este documento suele ser concedido como máximo en quince días y para su solicitud se necesita rellenar un formulario, el DNI de la persona fallecida y el tomo y folio de la inscripción de deceso. Es un trámite completamente gratuito.

Por otro lado, el certificado de últimas voluntades, que es aquel que acredita el hecho de que el fallecido ha dejado un testamente ante notario, especificando además en que notario lo ha realizado.

Este certificado de solicita en la gerencia del Ministerio de Justicia de la comunidad autónoma que proceda. La obtención de este documento tarda diez días hábiles desde su solicitud, aunque esta solicitud solo se puede realizar 15 días después del fallecimiento de la persona.

 

Se debe pagar una tasa de 3,78€ y aportar el certificado de defunción original.

 

Y, por último, una copia del testamento autorizada. En el caso de que exista un testamente se solicitará al notario una copia del mismo. Se puede obtener con el certificado de defunción y el de las últimas voluntades.

Suele tarda entre una semana y 10 días, aunque dependerá del notario, al igual que su coste, ya que dependerá de la antigüedad y del número de folios del testamento original.

 

2. Proceder a aceptar la herencia

 

Con los documentos anteriores obtenidos, hay que ir ante un notario para aceptar la herencia. En el caso de un piso, este trámite servirá para adjudicar el inmueble como tu herencia.

Se pueden dar tres casos en relación con la herencia:

En primer lugar, que exista el testamento y que seas el único heredero. Si esto pasa, lo único que e debe hacer es redactar un texto que afirme la aceptación de la herencia del fallecido y firmarlo ante notario, para que goce de validez.

En segundo lugar, que exista el testamento y haya varios herederos. En este caso, todos los herederos deberán firmar ante notario el cuaderno o escritura de partición. En él deben aparecer los datos de los herederos, el inventario de bienes y el reparto. Se necesitará la escritura de piso para comprobar si existen cargas o hipotecas sobre el piso en cuestión.

Y, por último, que no exista testamento. Si esto pasa, se deberán determinar los herederos según lo que la Ley establezca. Así, se deberá aportar la documentación que demuestre un parentesco con el fallecido, como es el libro de familia y el certificado de nacimiento.

Cuando estos documentos los presentes, ante notario deberás firmar: el acta de declaración de herederos, para lo que será necesario dos testigos, que declaren la no constancia de más herederos; y la escritura o cuaderno de partición de la herencia.

 

3. Hacerse cargo de la liquidación de los impuestos

 

Para poder vender el piso que has heredado,d, ya que sin el pago de los mismos no existe testamento ni escritura que tenga validez.

Son dos los impuestos que se deben liquidar:

Por un lado, el impuesto de sucesiones y donaciones. Este impuesto se liquida en la delegación de Hacienda correspondiente a la comunidad autónoma de la residencia habitual del fallecido.

El pago se realiza a los seis meses del fallecimiento y la cantidad va a depender del valor del patrimonio que se va a heredar, así como, del grado de parentesco del heredero, el porcentaje de tributo que marca cada localidad y el coeficiente multiplicador.

Y, por otro lado, la plusvalía municipal. Este es un impuesto que corresponde a cada municipio y se tributa por el aumento del valor del inmueble o piso desde que se adquirió por la persona fallecida hasta que lo recibes como herencia.

Esta plusvalía se paga en el ayuntamiento donde el piso está ubicado y se paga a los seis meses del fallecimiento del propietario.

La cantidad dependerá de varios aspectos, como son, el valor catastral del inmueble, la fecha de defunción, el número de años que la persona fallecida ha sido propietario del piso, el coeficiente de incremento y el porcentaje de tributo que establece cada ayuntamiento.

 

4. Inscribir el inmueble en el Registro de la Propiedad

 

Otro de los pasos para poder vender un piso heredado, es inscribirlo a tu nombre en el Registro de la Propiedad que corresponda. Para ello, se deben presentar toda la documentación que hemos nombrado anteriormente, así como los recibos de pago de los impuestos.

¿Cuál es el coste de inscribir un inmueble heredado?

El coste dependerá de varios factores como la cantidad de herederos y el número y valor de los inmuebles a registrar, pero lo habitual es que no sobrepase el 1% del valor actual del piso.

 

5. Poner en venta el inmueble

 

Y con todo lo anterior ya claro, solo queda poner el piso en venta. Se puede contratar, ya sin problemas, a una inmobiliaria o a una agencia para que se encargue de todas las gestiones para vender el inmueble heredado.

Las inmobiliarias, además, harán el papel de intermediario en casos de conflictos entre herederos, ya que resolverá los inconvenientes que puedan surgir sin involucrar a las partes implicadas y sin provocar encuentros desagradables.